ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA, ¡UN DESASTRE VIRTUAL!




Por el Abogado Miguel Angel Chaves Garcia



Con la aparición de los sistemas operativos de programación por el año 1956, se da origen a la revolución del mundo digital y luego a la modernidad en los años 80, con el desarrollo de software, con lo cual la información se ha globalizado y como herramienta nos ha permitido un acceso a la información de forma casi instantánea.



Nuestro sistema digital de la administración de justicia, frente al manejo de la información ha sido muy disperso, no ha tenido una buena planeación, carece de un diseño robusto, ágil y eficiente y a la fecha aún pensamos afirmar que estamos lejos de la entrada operativa del expediente digital.


Este es un grave problema para muchos abogados litigantes, que absortos por el cambio brusco provocado por la emergencia de salud pública por la que actualmente estamos pasando. Sometidos al confinamiento en casa, al no poder litigar de manera presencial, nos impone la obligación de exigir y buscar soluciones a esta deficiente prestación del servicio público de la administración de justicia por parte del Estado, quien en principio debía garantizar el acceso a la administración de justicia no solo como servicio público, sino como derecho fundamental.


Los diseñadores del software para la administración de la información del sistema judicial, no tienen idea de cuáles son las necesidades básicas que tiene un abogado litigante, que por lo general no es un experto en informática y que incluso tendría que realizar estudios y capacitaciones para poder ejercer el litigio virtual de manera profesional, para poder “medio” sobrevivir en el nuevo sistema de litigio en línea que nos depara la nueva administración justicia.


Según la Corporación de Excelencia en la Justicia, Colombia es el segundo país con más abogados por cada 1.000 habitantes, y el Sistema de Información del Registro Nacional de Abogados y Auxiliares de la Justicia, afirma que existen más de 400.000 tarjetas profesionales expedidas, pero que muy posiblemente ni siquiera el propio consejo superior sabe a ciencia cierta cuanto abogados litigantes existen al día de hoy, ejerciendo la profesión en todo el país en las diferentes áreas del derecho y muchos vinculados a Entidades Estatales.

Teniendo en cuenta las consideraciones anteriores surge como interrogante:

¿ Por qué Entonces, la planeación, diseño y programación del software de la administración de justicia no está estructurada para que funcione eficientemente?


La respuesta corta es, que al Estado no le interesa la modernización del sistema digital de administración de justicia. Sin embargo, desde otra perspectiva el interés del Estado es el mantener en la ignorancia a los abogados litigantes y usuarios de la administración de justicia. Así como mantener arcaico al mundo de la administración de justicia, para que sea totalmente ineficiente, ineficaz, paquidérmico y en donde un proceso judicial no tenga casi nunca final, por los vericuetos normativos en la resolución pronta y eficaz de los litigios que conoce la administración de justicia, que a la postre ha dado lugar en muchos casos a “hacer justicia por su propia mano”. Un problema estructural que requiere un cambio funcional que sea verdaderamente digital de fácil acceso.


¿Por qué no pensar en una plataforma en donde cada abogado litigante o usuario de la administración de justicia pueda ingresar a una plataforma digital con su cédula de identificación, tarjeta profesional y un código de seguridad y allí pueda inmediatamente tener acceso a todos los procesos que apodera como profesional del derecho en los diferentes despachos del País?


¿Por qué el abogado litigante no puede ser notificado automáticamente en su buzón de correo electrónico oficial cada vez que haya un “movimiento” en el “expediente digital” y le sea notificada la respectiva providencia del juez?


¿Por qué estando allí, no puede consultar el profesional del derecho de manera directa mediante un enlace una determinada providencia judicial, que se haya proferido dentro de un determinado proceso que se adelanta y que se le haya notificado digitalmente a su correo electrónico en tiempo real?


¿Que tan difícil es la planificación, el diseño y la construcción de una aplicación web – App, para uso digital exclusiva para abogados litigantes y usuarios, quienes puedas tener acceso a la dispersada información publica que reposa en los sistemas de la administración de justicia de los diferentes despachos del país, para poder manejar cada uno sus procesos judiciales en tiempo real de manera ágil y eficiente?


¿Qué beneficio social traería una verdadera implementación del servicio de información judicial para abogados litigantes y para los usuarios de la Administración de Justicia?


Una respuesta precisa a la anterior premisa es el económico, tener un control eficiente de la información, ¿acceder al estudio estadístico en tiempo real del número de procesos que se adelanten en el país y de la eficiencia de cada uno de los despachos judiciales y por qué no decirlo un parámetro de los aspectos a evaluar a todos aquellos funcionarios que administran justicia?


Por todo lo anterior, es hora de buscar una solución al problema generalizado en el manejo de la información de la administración de justicia como servicio público esencial, para hacerla más eficiente, con la utilización de verdaderas herramientas digitales, que satisfaga realmente en gran parte la solución de la prestación de un eficiente servicio público de justicia; es decir será que podemos tener una Web - App totalmente funcional para la Administración de Justicia digital muy pronto, el debate queda abierto para abogados y el llamado urgente a los planeadores, diseñadores digitales y Funcionarios Públicos que son los encargados de administrar el servicio público de la administración de justicia

768 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo