¿Cómo se hace una Constitución?



Por, Giovanni Rosanía Mendoza - Abogado especializado en derecho constitucional Universidad del Norte



Para un “aficionado al derecho constitucional” como yo, intentar denotar sobre el título planteado en esta columna resulta en principio osado o siendo menos drástico, romántico. Quizás la respuesta la pudiera dar con más sentido y con mejores recursos un docente de una facultad de derecho o de una facultad de historia que acude a su escaparate de herramientas didácticas y soportes intelectuales con tal de atender lo que un espontáneo estudiante le ha lanzado en medio de una clase en la que este profesor quiso describir la Carta de derechos, sin advertir que el auditorio estaría ahí con la natural expectativa del ser humano, con un noble interés, con la manía de molestar con los qué o los cómo, o sencillamente desafiando al que se puso enfrente a enseñar.



Como ya mencioné los qué y los cómo, Ferdinand Lassalle se nos anticipó a desentrañar el qué. ¿Qué es la Constitución? fue el interrogante que le permitió a Lassalle descubrir la esencia de la Constitución, además hallar el significado interior como ley fundamental en la nación o lo que llamaríamos el celo del pueblo por su constitución. Sí, creo que Lassalle encontró la “teoría del apego constitucional”.



Como en nuestros tiempos otros tratadistas han hallado demás teorías, como por ejemplo la teoría de la constitución como cultura de Peter Haberle, esto indicaría que si se quisiera repasar sobre el qué en el que anduvo Lassalle tendríamos que someternos al enorme terreno de la Teoría de la Constitución. Así como Lassalle trabajó en el qué de la Constitución, para resolver lo que hemos preguntado, el cómo, creo que se debe averiguar la lista de autores que han intentado desarrollar este interrogante.



En medio de mis nociones de derecho constitucional, me imagino que los grandes constitucionalistas, historiadores, filósofos, y en general intelectuales, tratan con temas como el origen, la armonía de la estructura, la arquitectura constitucional, los materiales, el diseño, el costo de la historia, técnicas normativas, cómo dejar en el mínimo las antinomias y la claridad del funcionamiento de los poderes públicos con la sociedad.



Estoy seguro que definitivamente debo conocer lo que los entendidos han escrito sobre los temas enumerados y también considero que tales tratadistas tienen los elementos para enseñar esos tópicos. Sin embargo, después de estirar hacia la lógica se me presenta un obstáculo y es cómo encontrar los caminos metodológicos para hallar las explicaciones sobre la formación de una constitución. En efecto, si los grandes pensadores han tratado con el qué y el cómo de la Constitución, ¿por qué en nuestros tiempos todavía estamos debatiendo sobre los cimientos para estructurar una buena constitución y aún más, confrontando sobre las constituciones perfectas e imperfectas? En mi ingenuidad sobre lo constitucional y lo histórico, solo atino a preguntarme ¿por qué los constructores de la Constitución no se acuerdan del pasado, son conscientes del presente y prevén algo para el futuro?

257 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo