DEFENDIENDO A LA SANGRE Y A UN PUESTO POLÍTICO


Por Carlos Carcamo - Abogado / Blogero Profesional



Empecemos con el artículo 33 de la Constitución Nacional: “Nadie podrá ser obligado a declarar contra sí mismo o contra su cónyuge, compañero permanente o parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad o primero civil.”, así las cosa, si la misma carta política nos permite reservarnos ese derecho incluso frente a un operador judicial, ¿Por qué no lo puedo hacer desde un punto de vista moral y familiar?



Sin embargo, la nueva tormenta política que sacude la casa de Nariño, tiene que ver con el hermano de la vicepresidenta, Bernardo Ramírez. El cual fue detenido y condenado por narcotráfico en los Estados Unidos para finales de los 90´s y que por el cual su hermana hoy vicepresidenta de la república, pago una fianza de 150.000 dólares en su momento. Ya para esa época ella hacia parte de la política nacional y ya había estado en los gobiernos de Cesar Gaviria, Ernesto Samper y posteriormente entraría al gabinete de Andrés Pastrana, como ministra de comercio exterior.



Cualquiera en su sano juicio ayudaría a un hermano, de hecho, arriba mencionamos un marco constitucional para hacerlo, pero resulta que ella no es una persona del común, ella es la vicepresidenta de la Republica. Se supone que su hoja de vida es intachable y que sus relaciones personales y familiares son de la misma forma. Al moverse el escándalo en redes sociales y la prensa, la única respuesta concreta que se obtuvo de la vicepresidenta, es que esto había sido una “TRAGEDIA FAMILIAR”. Al respecto, el presidente de la Republica manifestó en la transmisión del capítulo 11 de la tercera temporada de su programa, que esto había sido solo “un error”. Si lo anteriormente descrito le pasara a una persona del común, no le dieran trabajo ni de mesero.



Es aquí donde se ve el doble racero y la doble moral que se maneja en este país y el mensaje que se manda a la sociedad. Es decir, hay narcotráfico bueno y narcotráfico malo; hay ladrones buenos y ladrones malos; hay muertos buenos y muertos malos; hay corruptos buenos y corruptos malos. Dependiendo de las amistades que tengas y el partido político al que pertenezcas te puedes salir con la tuya y por que no llegar a ser vicepresidenta.

Es cierto que los delitos de sangre no existen, pero deja mucho que desear que la señora vicepresidenta, se haya guardado este lindo secreto durante mucho tiempo y que engañara a sus electores.



Personalmente siento que es hora de que como sociedad empecemos deslegitimizar este tipo de conductas, sin importar el partido político al que pertenezcamos o la corriente política que sigamos. Porque de nada sirve quejarnos de la corrupción del país, si como sociedad aceptamos este tipo de cosas y peor aun de la persona que esta de segunda al mando del país. Esto no es cuestión de política, esto es cuestión de lo que esta bien y de lo que está mal, pero a todas estas en un país como Colombia donde se votó “NO” a la paz ¿Qué está bien y que esta mal?

138 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo