top of page

EL FIN DE LA POLÍTICA: LA PUERTA GIRATORIA



Por: Edwar Ferney Roldán Morales, Abogado invitado.


“La política es la guerra continuada por otros medios”[1]. La anterior afirmación la realizaba Foucault con ocasión de la frase “la guerra es la continuación de la política por otros medios”, atribuida a Clausawizt. Ambas afirmaciones dejan ver que entre la política y la guerra no hay diferencia esencial, solo de medios, y que, tomadas de manera complementaria, establecen una puerta giratoria que lleva de la política a la guerra cuando falla la política.


Las declaraciones en Twitter del presidente del Centro Democrático, el señor Álvaro Uribe Vélez en donde hace referencia a la desconfianza de las elecciones de marzo y a su imperativo categórico de NO aceptar los resultados de las mismas, no sólo destruye la poca democracia que existe en Colombia, como muchos afirman en estos momentos, sino que está haciendo ingresar a todo su partido y a sus seguidores en una puerta giratoria que inevitablemente conduce a la guerra.


Ese imperativo categórico se ha convertido en una orden que ha enviado desde el Twitter el verdadero presidente de Colombia; pues ha hecho movilizar al Registrador Nacional, al Consejo Nacional Electoral y hasta el otro presidente de Colombia, el señor Iván Duque que, tomándose atribuciones que no le corresponden, solicita un reconteo de los votos de las elecciones del Senado.


Lo que está haciendo el Señor Uribe Vélez es quitarse por fin, el disfraz de demócrata, con el que ha estado hasta el momento en su vida política, para mostrar el verdadero rostro de su paradigma político, el autoritarismo. En estos momentos, los colombianos no podemos distinguir entre la orden que emana de un atracador y la que emana del presidente de la República -que proviene realmente Uribe Vélez- al pedir usar toda la institucionalización del poder, el Estado y sus instituciones, para favorecer a su partido y su candidato en las elecciones.


Gustavo Petro, en cambio, invita en sus declaraciones de Twitter a defender la democracia y a realizar los cambios de manera tranquila. Petro, gracias a su experiencia, suprime la puerta giratoria que trae consigo las afirmaciones de Clausawizt y Foucault, pues nos dice, con sus palabras y acciones que, no se hace la política como otra forma de hacer la guerra, ni que fallando esta, se deba volver a la guerra; sino que se hace política para no recurrir a la guerra. Lo que nos está diciendo Gustavo Petro, es que el hecho político cierra la puerta de regreso hacia la guerra.


Concebida de esta manera, la política “es el consenso civilizado, es el recurso al diálogo y a la inteligencia humana para crear una segunda realidad, para construir puentes de entendimiento y acuerdos que permitan cerrar detrás de nosotros el recurso belicoso de la destrucción del otro”[2], tal y como lo promueve el presidente del Centro Democrático Álvaro Uribe Vélez, sus partidarios, sus agentes del mal[3] y sus seguidores. Para Petro, la política es “el recurso humano que impide la guerra, evita la destrucción y nos permite crear, a partir de las diferencias, vía la negociación y la conciliación, algo que sustituya la destrucción a la que antiguamente nos llevaban las mismas diferencias”[4].


Los que tienen miedo de que Colombia se convierta en Venezuela y nos volvamos comunistas[5], no deben temer; pues a pesar que compartimos en estos momentos gobiernos y sus partidos anquilosados que amenazan con repetir las elecciones, recontar votos y exterminar la democracia; tenemos la esperanza y la fe de que la DEMOCRACIA vuelva a nuestro país con Gustavo Petro.


Por último, no se debe olvidar que la democracia[6] debe ser vigilancia, exigencia, control, opinión, debate profundo, lucha, resistencia y revolución, y todo esto depende de nosotros mismos, la sociedad civil. Cuida tu voto.


[1] Michel Foucault, Genealogía del racismo, (Traducción de Alfredo Tzveibely), Madrid, Ed. La Piqueta, 1992, 29 P. [2] Grueso, Delfín Ignacio. Introducción a la Filosofía Política. 1ª ed. Cali: Ed. Universidad del Valle, 2003, 25 P. [3] https://www.las2orillas.co/la-banalizacion-del-mal-y-sus-nuevos-agentes-el-totalitarismo-en-colombia/ [4] Grueso, Delfín Ignacio. Introducción a la Filosofía Política. 1ª ed. Cali: Ed. Universidad del Valle, 2003,18 P. [5] https://www.las2orillas.co/propaganda-y-paranoia-comunista-vicky-davila-la-goebbels-de-duque/ [6] https://www.las2orillas.co/el-futuro-de-la-democracia/

93 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo