EL REGALO A JORGE 40

Por

Carlos Carcamo – Abogado comentarista invitado



La verdad no soy de los que creen en los simbolismos, personalmente soy de los que piensa que eso no tiene ninguna influencia en la sociedad o no genera un cambio realmente, un carretazo. Pero, en un país movido más por pasiones que por las razones, mandar el mensaje correcto a la ciudadanía es importante, sobre todo en política. Tener el tacto y el timing necesario para manejar a una sociedad tan diversa como la nuestra, parece ser una premisa subvalorada y menos preciada, incluso al momento de nombrar a los funcionarios públicos.

Una de las bases importantes del post-conflicto generado por los acuerdos de la habana son las víctimas, las cuales buscan verdad, reparación y no repetición por parte de los actores que intervinieron el conflicto colombiano.


El nombramiento de Jorge Tovar Vélez, hijo de Jorge 40, como coordinador de la oficina de víctimas del Ministerio del interior, ha sido por esta semana una de las noticias más controversiales del país. Es verdad, nadie tendría que cargar con la culpa de los hechos o acciones perpetrados en contra de comunidades enteras, en este caso las realizadas por parte de su padre. Pero entonces volvemos al tema inicial…Los símbolos, el mensaje que se manda a la ciudadanía.


En anteriores oportunidades he manifestado la nula conexión del gobierno con diferentes situaciones propias de nuestra peculiar sociedad, esa falta de tacto, esa descoordinación que existe entre el gobierno y la sociedad. Y esta es una de esas tantas veces. Si lo vemos desde el punto de vista objetivo, si Jorge Tovar Vélez cumple con los requisitos y la idoneidad, pues obvio que tiene derecho a estar en el cargo. Pero la realidad y los matices del cargo en el cual fue nombrado creería que merecía una persona distinta a la de él, el hijo de Jorge 40. Porque seamos sinceros todos tenemos un sesgo político, y por muy imparciales que tratemos de ser, el ser humano siempre toma una posición. En este caso ¿Qué posición tomará el? ¿todavía pensara que su padre es un preso político en Estados Unidos? Y lo más importante ¿Qué piensan las víctimas de Jorge 40 al respecto?


En ningún momento considero que por ser el hijo de Jorge 40 no tiene derecho a trabajar, es más si lo nombran en la casa de Nariño como secretario de la misma, pues perfecto que lo nombren o si lo nombran en el mismo ministerio, pero en otra dependencia, pues claro que merece estar en ese cargo, es más ni nos diéramos cuenta de que el existe. Pero tenía que nombrarlo a él precisamente ahí… en uno de los cargos más calientes del país, en donde no solo están víctimas de las FARC, también hay víctimas del paramilitarismo… precisamente ahí.

51 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo