EL TERROR A LAS MATEMÁTICAS Y LOS ABOGADOS




Al preguntarle al 90% de los abogados que conozco ¿Por qué estudiaron derecho? Dentro de los argumentos no puede faltar la respuesta “porque no me gustan las matemáticas”. Pero aun así son conscientes de la importancia que juegan dentro del ejercicio de su profesión, al ser estas indispensables en distintas etapas procesales dentro de cualquier litigio.

Desde el momento mismo de la presentación de la demanda y en prácticamente todo tipo de procesos, con las respectivas excepciones, deberá el abogado presentar los cálculos para sustentar las pretensiones de conformidad con el Código General del Proceso, dentro de los momentos procesales también está la etapa probatoria, aunque está normalmente se extiende a la función de peritos auxiliares de la justicia, pero nada impide que el abogado astuto haga sus propios cálculos para rectificar y evitar errores.

El momento más común de la aparición de las matemáticas como punto determinante en un proceso es cuando se encuentra ejecutoriada la sentencia judicial, pues inmediatamente cobra vida la liquidación de crédito en la que se debe tener en cuenta lo ordenado en el mandamiento de pago o lo que haya ordenado la sentencia. Sin duda, Es importante conocer dichos parámetros con el fin de que se garantice exactitud al momento de liquidar.

En efecto, la exactitud en la liquidación permitirá que tanto el abogado encargado del proceso, así como el cliente del mismo puedan economizar tiempo y evitar situaciones jurídicas que derivan del cobro erróneo de las cuantías pretendidas, pues incluso se podría llegar a tipificar una conducta penal, para el caso concreto, la usura. Además de las sanciones ya previstas en el Código General del Proceso.

En la actualidad los profesionales del derecho se han interesado por entender el comportamiento de las matemáticas en los procesos judiciales, ya que en sus propios litigios se han visto afectados con el factor tiempo principalmente, habida cuenta que el tiempo que aplica un despacho judicial solo en revisar y resolver el tema pertinente a la liquidación es valioso para el interesado, situación a la que debería darle mayor importancia la Rama Judicial pues también les permitiría evacuar el represamiento que ostentan muchos despachos por esta situación.

Sin duda, Cuando asumamos el papel que juegan las matemáticas dentro de un proceso litigioso y que afectan directamente los intereses de las partes de la controversia, incluyendo la misma administración de justicia, asumiremos con mayor compromiso el estudio de las matemáticas, sus alcances y fundamentos, me atrevería a decir que exigiríamos a las universidades una materia que nos diera las bases fundamentales aplicadas al derecho.


No puedo negar que en la actualidad existente softwares especializados para realizar muchas de las operaciones aritméticas que se requieren en un proceso jurídico, sin embargo lo que debe caracterizar al profesional del derecho es eso mismo, su conocimiento, entender, aplicar e incluso desarrollar cualquier operación matemática que sea propia de los procesos que maneja, saber el cuándo, el cómo y porque es lo que lo reviste de esa aura de especialista o de erudito en la materia.


Invito a todos los profesionales del derecho que continúen con su arduo esfuerzo en entender los conceptos, elementos y factores que se aplican en las liquidaciones de crédito y cálculos que se hagan en un proceso, con esto estoy seguro que varios yerros se subsanaran, no pido que se conviertan en matemáticos, pero reitero, sí que entiendan de donde salen los resultados que obtienen de las liquidaciones de esta manera llamarnos profesionales integrales.

FERNANDO ALBERTO CRISTANCHO QUINTERO
CEO- ALVAREZ LIQUIDACIONES
CONSULTORÍA FINANCIERA & JURÍDICA SAS


556 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo