LA VERBORREA JURÍDICA COLOMBIANA



Por, Paola Jaramillo - Equipo Osadía Jurídica


Hay pecado en la verborrea, máxime cuando hablamos de un profesional del derecho. Muchos confundimos oratoria, escritura, tecnicismo jurídico, manejo del tema y verborrea, sí, es allí donde comienza nuestro craso error.



En efecto, a muchos profesionales se les hace extraña la palabra “verborrea” que no es mas según la Real Academia Española (R.A.E.) que:



(…) Hablar sin cesar y repetir palabras o frases sin prestar atención a su significado; es frecuente en la manía, en la hipomanía y en las personalidades psicopáticas (…)



Lo anterior puede ser un detonante de críticas sin cesar, pero ¿Cuántos hemos estado en reuniones de abogados? ¿es falso que aman tomar la palabra y protagonismo? ¿a cuántos abogados no hemos escuchado admitir que hablan mucho?



Es allí donde la verborrea que groseramente hace alegoría muy en el fondo a “Verbo – Hablar – Rea – Diarrea” , sí, diarrea de palabras, bocas que no se detienen de sostener discursos sin fondo, sin pasión, sin fin aparente, mas que satisfascer el deseo de decir algo, ese mismo deseo que modifica nuestro pensamiento y conducta, que incluso permea la escritura, porque quien habla más de la cuenta, por regla general escribe más de la cuenta.



La verborrea jurídica permea incluso fallos de altas cortes, o ¿quien se ha leído la Sentencia C-355/06 que consta de 685 paginas todo un absurdo que pudo reducirse a 100 o menos hojas, pero allí está, campante y sonante la verborrea haciendo lo suyo en cabeza de altos magistrados. (obiter dicta maxímo exponente refinado de la verborrea jurídica)



El secreto de los sabios y eruditos es decir mucho en pocas palabras, pero, de nada nos sirve hacerlo si el interlocutor no está preparado para entenderlo y desarrollarlo analíticamente, tal vez por eso es que existe "la verborrea" y es aceptada, tal vez hay muchos que solo entenderán si se repite lo mismo un millón de veces, entonces la verborrea pasa de ser la mala del paseo a convertirse en una herramienta para llegar a gente estúpida o poco letrada.



Basta con ver los procesos jurídicos propios de países bastante avanzados académicamente como Alemania, donde los juicios son rápidos y contundentes, incluso sentencias interesantes de 6 hojas, ¿no me cree? Le dejo un ejemplo:



https://juris.bundesgerichtshof.de/cgi-bin/rechtsprechung/document.py?Gericht=bgh&Art=en&Datum=Aktuell&Sort=12288&nr=125255&pos=2&anz=891



Sigo criticando al sistema educativo Colombiano que solo promueve verborrea desde primaria, que luego es adoptada por los abogados en su formación universitaria y que posteriormente se refleja en el mundo jurídico, en lo legislativo, en lo judicial. Yo aceptaría la verborrea medianamente en escritores porque de alguna manera repitiendo lo repetido hacen que aprendamos sí o sí, pero en la practica el deber ser es la simplicidad, porque de ella se denota la inteligencia y nivel del abogado. (sacando la parte que tambien incluye hablar sin conocer significados)



Publio Cornelio Tácito, el ilustre político romano lo dijo en su momento “entre más leyes necesite un estado más injusto es”, pero se han preguntado de donde proviene el exceso de derecho positivo o diarrea legislativa,


“Si, tiene principios de verborrea”


porque incluso hasta nuestros políticos están formados a punta de diarrea verbal.


Paola Jaramillo - Equipo Osadía

656 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo